Compotamiento del caballo español

Compotamiento del caballo español

Compotamiento del caballo español

COMPORTAMIENTO

  • Aunque es de sangre caliente, posee buen temperamento y es bastante dócil.
  • No manifiesta reacciones bruscas ante los estímulos, ni tampoco apatía.
  • Vigoroso.
  • Aire brillante, enérgico y cadencioso.
  • De brioso temperamento, noble.

APTITUDES

  • Resistencia.
  • Grandes dotes para la silla, el rejoneo, la doma (Alta Escuela, clásica y vaquera), etc.
  • Facilidad para adaptarse a distintas situaciones.
  • Requiere los cuidados básicos, especialmente buenos forrajes.

DEFECTOS

a) Generales: Desproporción entre regiones. Son defectos graves los perfiles frontonasales cóncavos y los perfiles ultraconvexos.

b) Regionales: Claros ejemplos son la cabeza voluminosa o muy pequeña; frente muy ancha; orejas grandes y caídas; nariz ancha; ollares despigmentados; picón, con labios caídos, lavados periféricos y despigmentaciones; cuello corto y grueso, de ciervo; tronco estrecho; dorso plano o ensillado; lomo “en carpa”; grupa doble, “en pupitre”, horizontal; cola de inserción alta o en trompa; miembros estevados, zancajosos. Así podríamos seguir con cada parte del cuerpo.

Cualidades e importancia racial

  • Belleza, nobleza y docilidad.
  • Inteligencia y buena capacidad de aprendizaje.
  • Muy resistente (fortaleza física), aunque no es un gran velocista.
  • Importante mejorador de razas europeas.
  • Proporciones bastante armónicas, elegancia, trote majestuoso, altivez, compenetración excelente con el jinete.
  • La forma de montarlo de los españoles es “a la jineta” (montura y arneses, una dobladura, y un solo acompañante), en contraposición a la forma europea “a la brida” (caballos pesados y estribos largos, el jinete iba casi de pie).

Compotamiento del caballo español

Morfología del caballo español

Morfología del caballo español

Morfología del caballo español

Morfología del caballo español Cabeza con un perfil subconvexo a recto, hocico terminado en punta (acuminado).

Conformación proporcionada y un distinguible dimorfismo sexual.

Es proporcionada, de longitud media, orejas de tamaño mediano, móviles y paralelas.

Frente ligeramente ancha y algo abombada.

Ojos vivos y de mirada expresiva.

Cara larga y estrecha (especialmente en las hembras), subconvexa o recta y descarnada. Nariz acuminada.

Ollares rasgados. Carrillada amplia, descarnada o seca.

Cuello de tamaño y longitud medios, ligeramente arqueado y musculoso (menos, en las hembras).

Tronco proporcionado y robusto. Dorso consistente, musculado y algo hundido. Lomo corto, ancho, arqueado, bien unido al dorso y a la grupa. Pecho de buena amplitud y profundo. Costillares arqueados y largos.

Hombros fuertes y anchos, con menor inclinación que el Pura Sangre Inglés.

Cruz ancha y musculada.

Crines largas, onduladas y exuberantes.

Grupa caída y redonda.

Cola en inserción baja, unida entre isquiones, con abundantes cerdas.

Extremidades bien formadas, con antebrazo y cañas largas, dando resultado el “campaneo” o “paso español”.

En cuanto a las extremidades anteriores: Espalda, larga y algo oblicua. Brazo fuerte. Antebrazo potente, de longitud media.

Rodilla desarrollada.

Caña de longitud proporcionada y tendón marcado.

Menudillo destacado y con escasas cernejas.

Cuartillas de buena conformación y de longitud proporcionada.

Respecto a las extremidades posteriores: Muslo musculado, nalga ligeramente arqueada y pierna larga. Corvejón fuerte y amplio. El resto igual al miembro torácico.

Cascos duros y compactos.

Alzada: 155-162 cm aproximadamente. La normativa del Ministerio de Defensa exige que la alzada sea como mínimo de 150 cm en hembras y 152 cm en machos.

Peso: Debe estar comprendido entre 400 y 550 Kg.

Capa: Frecuentemente torda, casi blanca; (tordos rodados, mosqueados,…). También capas castaña, baya y negra. No se admiten alazanes, isabelas o píos. Pelo fino y corto.

Morfología del caballo español

Teorias sobre el caballo español

Teorias sobre el caballo español

Teorias sobre el caballo español

Teorias sobre el caballo español Existen diferentes teorías sobre el origen del Caballo Español debido a que las ocupaciones sufridas en la Península Ibérica han conllevado a la mezcla de varias razas de caballos.

Una de las teorias reconoce al caballo español como descendiente directo del Berebere y del Árabe, que entraron en España durante la invasión árabe, cruzándose con razas autóctonas.

Otra opinión ve en los caballos libios y númidas traídos por Asdrúbal hacia los SS. II y III a. C. una clara relación. Hay autores que lo creen formado a partir del cruce entre el Tarpán y el caballo de Przewalski.

El Tarpán y el Berberisco tuvieron importancia en la formación del denominado Sorraia. Éste, a su vez sería uno de los caballos primitivos en la Península Ibérica, influyendo en la evolución del que luego sería llamado Pura Sangre Español.

La última teorias lo hace descendiente del Equus ibérico, que existía cuando los romanos conquistaban la Península, y que incluso habría sido un precursor del mismísimo Berebere, cuando en la Prehistoria estaban unidos los continentes europeo y africano por medio del Estrecho de Gibraltar.

Intentando aunar estas teorías se podría establecer que antiguamente habría existido un caballo “autóctono” en la Península, distinguible de otras razas por características excepcionales de resistencia, velocidad y una andadura especial con mucho movimiento de las rodillas.

Sobre esta raza influyó en primer lugar el cargamento de 200 yeguas de los Cartagineses (Asdrúbal), dando lugar a un tipo de caballo más ligero y elegante, parecido al Berberisco.

Hasta el 200 a. C. estuvieron en estado semisalvaje, y llegaron los Romanos, que los usaron y los volvieron a liberar. Otros seiscientos años más en modo salvaje y una influencia nada desdeñable debida a los invasores Vándalos, que traían caballos Germanos (altos y fuertes). En tercer lugar, la influencia Árabe de casi ochocientos años sumó mejores características a aquel caballo original peninsular.

Hay que destacar que el primer registro genealógico fue realizado por Almanzor. Como consecuencia, la mezcla Berberisco-Teutón-Ibérico quedó establecida como Caballo Español.

La evolución que siguió este caballo no pudo ser más atractiva para el panorama europeo, ya que, aparte de dominar el campo de cría caballar desde los SS. XII al XVII, también sirvió como raza mejoradora de otras europeas y americanas, como el Lipizzano, el Palomino, el Frisio, el Napolitano, el Trotador de Orlov, el Hannoveriano o el propio Pura Sangre Inglés.

Es importante recordar que en 1476, los Monjes Cartujos (Jerez) se encargaron de la cría de sementales, consiguiendo establecer las características y la estética exterior, como consecuencia tenemos los “caballos cartujanos”.

Al ser mejorados en Jerez y estar principalmente en Andalucía, aparece cierta controversia respecto a la denominación concreta del caballo, como Pura Sangre Español (o Caballo Español) o Andaluz.

Hay posturas que defienden cada una de las corrientes con total autoridad, pero la más ecléctica podría ser la más aceptada, dando por hecho que el caballo Andaluz sería una variedad del Pura Sangre Español.

hípica en los Juegos Olímpicos

hípica en los Juegos Olímpicos

Importantes cambios en la hípica en los Juegos Olímpicos

La Asamblea General de la FEI, que se está realizando en Tokyo, votó esta madrugada mayoritariamente a favor de cambios sustanciales en el formato de competición de las tres disciplinas olímpicas.
Los cambios propuestos afectan a las tres disciplinas olímpicas y a los Juegos Paralímpicos, y están encaminados a incrementar el número de naciones participantes pero sin aumentar el número de deportistas, una petición del Comité Olímpico Internacional que hace que los equipos de las tres disciplinas pasen a estar compuestos por tres binomios, desapareciendo la drop score.
De las 107 naciones presentes en la Asamblea, sólo 11 han votado en contra, aunque en esa lista figuran algunas de las grandes potencias: Albania, Bulgaria, Francia, Alemania, Letonia, Luxemburgo, Mónaco, Nueva Zelanda, Holanda, Rumanía y Suiza. Sólo Gran Breñana, por su parte, votó contra el cambio en los Paralímpicos. La propuesta de la FEI, avalada por la Asamblea, tendrá que recibir ahora el visto bueno del Comité Olímpico Internacional, siendo de aplicación ya en los próximos JJOO.

Algunos de los cambios de las tres disciplinas olímpicas propuestos son:

SALTOS
Equipos de tres binomios y un reserva. No drop score.
20 equipos (60 binomios). 15 plazas para naciones no calificadas con equipos, con un máximo de una por país.
La Final Individual será antes que la final por Equipos.
La penalización exacta de una combinación que sea eliminada o no complete su recorrido por cualquier motivo, así como la nota de corte y la penalización que se acumule serán determinada en las reglas olímpicas.

DOMA
Equipos de tres binomios, sin drop score.
Cada equipo clasificado directamente puede llevar una combinación de reserva, o sólo un caballo de reserva.
No habrá equipos compuestos. Sólo podrá haber un binomio por cada país no calificado como equipos.
Las clasificaciones de equipos se decidirán con los resultados del Gran Premio Especial (sin Gran Premio como antes).
En el Gran Premio se competirá por “heat system”, un sistema de series que incluirá también “lucky losers” (los mejores de los no clasificados directamente). Se clasificarán para el Gran Premio Kür los dos mejores de cada serie y las seis mejores puntuaciones de los no clasificados.
Los 8 mejores equipos del Gran Premio (24 binomios) se clasificarán para el Especial.
El Gran Premio Especial se podrá hacer con música elegida por el participante (no puntuable).

COMPLETO
Equpos de tres binomios, sin drop score. Se permitirá un binomio reserva, que jugará un papel importante, pues podrá incorporarse a la competición para preservar la salud de un caballo, aunque sufriendo el equipo una penalización a determinar.
Podrá haber hasta 2 individuales por nación no representada como equipo.
Aunque no cambia el orden de las pruebas, la Doma se hará en un único día.
El nivel técnico olímpico será: Doma y Saltos, 4*; Cross: 10 minutos de tiempo óptimo, 45 esfuerzos y nivel técnico 3*.
Los binomios deberán hacer para calificarse una mínima en un Cross de la misma dificultad técnica.
Para la clasificación por equipos: si es considerado apto en la inspección, cada binomio podrá participar en una prueba aunque haya resultado eliminado en la anterior. La puntuación de la prueba no completada será de 100 puntos en el test de Doma, 150 en el Cross y 100 en Saltos. Esto no será aplicable a la clasificación individual.

Pin It on Pinterest